Inicio | Descubriendo Londres | Un trozo de Egipto en Londres

Un trozo de Egipto en Londres

Si después de visitar el British Museum aun te sientes con ganas de seguir viendo monumentos Egipcios, hoy hemos descubierto un monumento en Londres que no puedes dejar de visitar, “Cleopatra’s Needle“, la Aguja de Cleopatra.

Cleopatra’s Needle es el nombre popular de cada uno de los tres obeliscos del Antiguo Egipto reconstruidos en Londres, París y Nueva York durante el siglo XIX. Las agujas son genuinos obeliscos del antiguo Egipto, denominados erróneamente, ya que no tienen una relación particular con la reina Cleopatra VII de Egipto, con más de mil años de antigüedad. La “aguja” de Londres es un claro ejemplo de ello, ya que es una obra de la 18 Dinastía del faraón Tutmosis III, y aún así el obelisco fue nombrado falsamente aguja de Cleopatra. El obelisco de París fue la primero en ser movido y reconstruido, y el primero en adquirir el apodo.

La “aguja” de Londres se encuentra en la zona de City of Westminster, en Victoria Embankment, cerca de los Golden Jubilee Bridges. Ésta se presentó ante el Reino Unido en 1819 por el gobernante de Egipto y Sudán Muhammad Ali, en conmemoración de las victorias de Lord Nelson en la batalla del Nilo y Sir Ralph Abercromby en la batalla de Alejandría en el año 1801. Aunque el gobierno británico agradeció enormemente este gesto, se negó a financiar los gastos de transporte hasta Londres.

El obelisco se mantuvo en Alejandría hasta 1877, cuando Sir William James Erasmus Wilson, un anatomista y dermatólogo distinguido, patrocinó su traslado a Londres, a un coste de alrededor de 10.000 libras (una suma muy considerable en aquellos días). Fue excavado en la arena en la que había estado enterrado por casi 2.000 años y fue encerrado en un cilindro de hierro de grandes dimensiones, diseñado por el ingeniero John Dixon y llamado Cleopatra. El cilindro tenía un timón, dos quillas de balance y hasta un mástil para equilibrar las velas. Esto ayudó en el trabajo de remolque a Londres por el barco Olga, comandado por el capitán Booth.

La Aguja de Londres se erigió en agosto de 1878, pero no sin haber recorrido un largo camino de obstáculos. El 14 de octubre de 1877, en una tormenta en el Golfo de Vizcaya, el Cleopatra comenzó a moverse demasiado, volviéndose inestable. El Olga envió un bote de rescate con seis voluntarios, pero el barco se hundió y los seis tripulantes con él -nombrados hoy en una placa de bronce unida a los pies de la piedra de montaje de la aguja-. El capitán Booth informó de que el Cleopatra se encontraba abandonado y hundiendose. Fué encontrado cuatro días más tarde por un barco de arrastre Español, y luego rescatado por el barco de vapor Fitzmaurice Glasgow y llevado a Ferrol en España para su reparación. El Maestro de la Fitzmaurice presentó una demanda de rescate de 5.000 libras que tenía que ser resuelta antes de la salida de Ferrol, que finalmente fue negociada y éste se conformó con 2.000 libras. William Watkins Ltd, bajo el mando del capitán David Glue fueron los que se encargaron de remolcar el Cleopatra por el Támesis. Finalmente llegó el 21 de enero de 1878. Después de haber colocado una maqueta de madera del obelisco en los exteriores de The Houses of Parliament, fue rechazada la ubicación, erigiéndose finalmente en Victoria Embankment el 12 de septiembre 1878.

En la erigión del obelisco en 1878 se ocultaba una cápsula del tiempo en la parte frontal del pedestal, que contenía: Un conjunto de 12 fotografías de las mujeres inglesas más atractivas del momento, una caja de puros, varias pipas de fumar, algunos juguetes para niños, una navaja de afeitar, un gato hidráulico y las muestras de algunos de los cables utilizados en la erigión, una miniatura de bronce del monumento, un conjunto completo de las monedas británicas, y otros muchos objetos.

La Aguja de Cleopatra está flanqueada por dos esfinges egipcias de imitación de fundición de bronce que llevan inscripciones jeroglíficas que dicen: “res-nefer netjer kheper-re di ankh” (el dios bueno, Thuthmosis III da la vida). Estas esfinges parecen estar mirando a la aguja en lugar de custodiarla.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Alba Jiménez

Profesional del marketing online y fundadora de fromspaintouk.com. Adicta a los helados y apasionada de los viajes. Londinense de adopción y española de corazón.

También te puede interesar...

Pintura del Gran Incendio de 1966

350 años del Gran Incendio de Londres – eventos que no te puedes perder

Como ya os contamos en el artículo “El Gran Incendio de Londres” que publicamos hace …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *