Escapada a New Forest

Poco después de que se relajaran las medidas de prevención COVID en abril, decidimos aprovechar para pasar unos días fuera de Londres, a ser posible en algún sitio tranquilo y con más espacio que en nuestro pequeño piso donde habíamos estado “encerrados”, y trabajando desde casa, desde Navidades.

Después de hacer un poco de búsqueda y tras seguir alguna que otra recomendación, escogimos New Forest como destino y, para estar más tranquilos y evitar compartir espacios con otras personas, alquilamos mediante AirBNB una pequeña pero preciosa cottage situada en una granja en pleno corazón de New Forest.

Paseando por los bosques de New Forest.

New Forest, uno de los parques nacionales más populares del sur de Inglaterra, se encuentra a unos 150 kilómetros de Londres, y como nuestra idea era movernos por la zona, visitando varios pueblecitos y desplazándonos a varias rutas de senderismo diferentes, decidimos alquilar un coche en Lewisham para llegar hasta nuestro destino y para tener a nuestra disposición durante los cuatro días que íbamos a pasar en New Forest. Esta fue, sin duda, una decisión muy acertada, ya que nos dio una libertad de la que no hubiéramos podido gozar si no hubiéramos alquilado un coche para esta escapada.

And…. breathe

Tras casi cuatro meses sin apenas haber salido de Lewisham, y con sobredosis de ciudad, New Forest fue un soplo de aire fresco. Queríamos tranquilidad y naturaleza… y vaya si la encontramos. El despertarte por la mañana con el relinche de un caballo es muy diferente a despertarte con los sonidos de sirenas de ambulancias y coches de policía a los que estamos acostumbrados en el sureste de Londres. 

New Forest - Horses
Caballos pastando en libertad en los caminos de New Forest.

Una de las sorpresas más gratas fue la cantidad de animales que pudimos ver durante nuestra visita, especialmente ponis, caballos y burros que paseaban a sus anchas por las carreteras y caminos, y pastaban en total libertad en los diferentes campos de la zona. La sensación de que son animales salvajes es total, pero no es así, ya que pertenecen a lo que se conoce como New Forest Commoners – granjeros y pastores que tienen derecho a que sus animales pasten libremente por los campos y terrenos de New Forest; una costumbre con casi 1.000 años de antigüedad.

Salvajes o no, el tener que rodear un caballo con tu coche (siempre con mucha precaución), o pasar junto a un grupo de ponis al caminar, y que ni se inmuten, es una sensación muy chula; y para aquellos que tengáis peques en la familia, debe ser una pasada (no hay que tocar a los animales ni darles de comer, pero solo con verlos es suficiente par disfrutar de ellos). De hecho, la granja en la que estaba ubicada nuestra cottage tenía tanto burros como ponis, y algunos días ciervos también (imaginamos que cedían parte de sus terrenos a otras granjas de cría de ciervos).

New Forest - Wild Horses
Los caballos y los ponis, los reyes de New Forest.

De camino a una de las rutas de senderismo que hicimos, el segundo día de estar allí, tuvimos que parar el coche porque un grupo de ciervos estaba cruzando de un lado al otro del bosque. Para nosotros, que somos carne de ciudad, ver algo así con nuestros propios ojos fue una pasada.

Paseos, pubs, barbacoas y playa

En los días que pasamos en New Forest, decidimos hacer un par de rutas de senderismo (hay muchísimas). Eran de las sencillas, pero de las más bonitas, ya que queríamos disfrutar del bosque más que de los prados, campos o pueblos, por lo que elegimos aquellas que más nos sumergieron en la naturaleza. Podéis encontrar una lista de rutas de senderismo en New Forest aquí.

Solíamos hacer senderismo o dar buenos paseos por las mañanas, y luego acercarnos a alguno de los pueblos cercanos a comer. Los pubs acababan de reabrir tras meses cerrados por la pandemia y podían servir en sus terrazas y jardines, por lo que disfrutamos de British food típica de pubs, pero toda de muy buena calidad, y al aire libre.

Las tardes y noches solíamos pasarlas en la cottage, disfrutando del fire pit que teníamos en el jardincito privado, donde hicimos unas cuantas barbacoas durante nuestra estancia (una de esas cochas que tanto se echa de menos cuando se vive en un piso en la ciudad).

Boscombe - Views from the pier
Boscombe Beach, desde su muelle.

Aprovechando la cercanía del parque de New Forest a la costa sur de Inglaterra, una de las mañanas durante nuestra visita decidimos acercarnos hasta Bournemouth. El día era soleado y cálido, por lo que aprovechamos para dar un largo paseo por su promenade, junto a la playa, disfrutando del solecito y del sonido de las olas del mar. Paseamos hasta llegar a la localidad de Boscombe, donde visitamos su muelle (ya sabéis que los piers en UK son sitios de ocio muy populares) y donde pudimos disfrutar un poco más del buen tiempo y de la tranquilidad especial que los pueblos de costa tienen en temporada baja. Estábamos tan agusto que incluso consideramos la opción de mirarnos un apartamento en la zona para pasar unos días en verano, pero teniendo en cuenta todos los problemas para hacer viajes internacionales que todavía hay, este 2021 es un año de staycations en Gran Bretaña, por lo que estaba casi todo ya sold out para el verano o con precios desorbitados (y vamos a ver, que es bonito, pero no son las Baleares…).

Volveremos

Nuestro breve break de cuatros días rápidamente llegó a su fin, y nos tocaba volver de nuevo a Londres, pero con la pilas recargadas y habiendo descubierto un nuevo lugar en Inglaterra que nos encantó, y al que seguro volveremos en el futuro – ¡nos quedó tanto por explorar!

¿Habéis estado en New Forest, o tenéis pensado ir en breve? ¡Esperamos vuestros comentarios!

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar