La broma de la cuarentena en UK para los que viajan desde España – Nuestra experiencia

Como para la mayoría de los que nos leéis, este año 2020 no está siendo como imaginamos a finales del 2019, con la pandemia de la Covid-19 cambiando la vida de muchos de manera drástica.

Aunque nosotros hemos sido de los afortunados, al no tener a nadie cercano afectado seriamente por la enfermedad, y no haber perdido nuestros trabajos (aunque el mío se ha visto afectado de manera considerable y sigo en un semi furlough, la versión inglesa del ERTE); todos nuestros planes de viajes del 2020 se fueron al garete. De este modo, tras meses de confinamiento y sabiendo que no podríamos viajar a los destinos que nos habíamos planteado a principios de año, decidimos aprovechar el levantamiento a mitad de julio de la cuarentena para las llegadas a Reino Unido, así como el cambio en las recomendaciones de la FCO de no viajar a Europa, para ir a visitar a nuestra familia, via mini-trip en coche por el oeste de Francia.

Para evitar los aviones y sentirnos más ”seguros” decidimos viajar en Eurostar hasta Bruselas y allí alquilar un coche que nos llevaría hasta Barcelona, pasando por Francia y el País Vasco; volviendo también en coche hasta Bruselas para coger el Eurostar de vuelta a Londres al final de la visita.

Tras pasar la primera semana en Bruselas y viajando por Normandía y el oeste de Francia, y sorprendiéndonos del casi nulo distanciamiento social y uso de mascarillas que los belgas y franceses hacían en sus territorios, llegamos al País Vasco, donde se acababa de implantar el uso obligatorio de mascarillas también en la calle, pero donde, a pesar del incordio de pasear después de comer, al sol y con la mascarilla puesta, nos sentimos mucho más seguros que en Francia y en Bélgica (y donde, además, comimos mucho mejor… donde se ponga una buena txuleta y unos ricos pintxos que se quiten todo el foie y la pommes frites del mundo). 😉

A menos de una semana de haber llegado a Barcelona y poder disfrutar de nuestra familia y amigos, además de trabajar desde casa bastantes días, estalla la noticia y nos enteramos de que, deprisa y corriendo, sin aviso ni tiempo suficiente para cambiar planes, el gobierno de UK había decidido implantar de nuevo la cuarentena, pero solo para aquellos residentes o extranjeros que regresaran al país desde España. Sí, entendemos que las noticias de los brotes en Cataluña y otras partes de España que estábamos viviendo en julio no eran positivas, pero la situación en UK seguía siendo peor que en muchos lugares de España, por lo que nos parecía un sinsentido y una medida desproporcionada; especialmente teniendo en cuenta que solo dos semana antes se había levantado la cuarentena tanto para España como para otros países del ‘travel corridor’. Y ojo, que nosotros aún tenemos la suerte de poder trabajar desde casa, pero nos indignaba pensar en aquellos que tienen trabajos presenciales, que viajaron a España cuando se podía y todo era correcto, y para quienes la reintroducción de la cuarentena (sin aviso suficiente para poder cambiar vuelos o llegar a UK antes) supone perder días de vacaciones o tener que tomar unpaid leave para poder cubrir las dos semanas de cuarentena.

En nuestro caso, teniendo en cuenta que la vuelta a UK la hacíamos de nuevo en coche hasta Bélgica y de allí en Eurostar, no sabíamos cómo se iba a dar la situación, ya que casi todas las noticias que salían cuando estábamos en España hacían referencia a los aeropuertos y traslados en avión.

Unos días antes de regresar a UK, a Jesús le llegó un email de Eurostar diciendo que tenía que completar un formulario en la web del gobierno llamado Public Health Passenger Locator Form, y que tenía que completarlo dentro de las 48 horas antes de la llegada al país. En este formulario, (que por cierto solo le llegó la petición de Eurostar a Jesús, no a mí, siendo también un pasajero que requiere de ese formulario, y teniendo ellos mis datos, lo que me pareció fatal…) tuvimos que indicar los países en los que habíamos estado 14 días antes de la llegada a UK, así como datos de contacto, dirección en Reino Unido, etc. Es un formulario importante a la hora de poder ponerse en contacto contigo si alguien en tu vuelo/tren da positivo en Covid-19.

Teniendo en cuenta las noticias de la cuarentena, a estas alturas imaginábamos que, justo al completar el formulario, nos saldría un mensaje o un aviso que, habiendo detectado que uno de los países mencionados en el formulario era España, nos indicaría que teníamos que permanecer 14 días en cuarentena al llegar a UK; pero no, nada de nada… recibimos una copia del formulario en nuestro email, donde se nos decía “you’ll be asked to show the form when you arrive in the UK”, y ya.

Una vez en Bruselas y en la terminal de Eurostar, cruzamos el control de pasaportes belga y cuando llegamos al control de pasaportes británico, el agente de aduanas nos preguntó si habíamos rellenado el formulario, ambos lo abrimos en nuestros móviles para enseñarlos (esperando, ahora sí, que nos fuera a decir – uy, habéis estado en España, por lo que os toca quedaros en casita nada más llegar) pero no, el hombre apenas miró la pantalla de los móviles y nos dio a cada uno un papelito que indicaba que ellos habían comprobado que habíamos rellenado el passenger locator form. Nada más.

Cada vez más flipados con la situación y la falta de control, supusimos que, como último recurso, a la llegada a la estación de St Pancras International en Londres habría otro control de aduanas donde, ahora sí, revisarían los formularios, verían que habíamos estado en España, y nos mandarían a ponernos en cuarentena durante dos semanas. Pues bien, una vez bajamos del tren en St Pancras, vimos una cola donde agentes de aduanas pedían a los pasajeros que mostraran el papelito que indicaba que el agente de aduanas en Bruselas había comprobado que tenían el formulario. Ambos estábamos a punto de sacar nuestros papelitos cuando un miembro del staff de Eurostar, viendo que la cola para los agentes de aduanas se estaba haciendo larga, nos indicó que fuéramos por otro lado, un pasillo que daba directamente a la salida a la estación, sin que ningún agente de aduanas comprobara nuestra información o nuestros formularios. Claramente un quiero-y-no-puedo por parte del gobierno de UK, quien decide implantar esta nueva cuarentena de manera precipitada y sin haber capacitado de más medios a sus agentes de aduanas, quienes no son capaces si quiera de comprobar que todos los pasajeros de un tren (con la mitad de pasajeros de lo normal) tenga un papelito que demuestre que un formulario que, supuestamente, es sumamente importante, ha sido completado correctamente; y ya ni hablar de leer los formularios y dar información en consecuencia.

La cosa es que ambos dejamos la estación de St Pancras sin que nadie hubiera revisado nuestros formularios, y sin que nadie nos dijera personal ni virtualmente que teníamos que hacer cuarentena a la llegada a UK. Si no hubiera sido por las noticias en España y el revuelo allí generado por la cuarentena en Reino Unido, no nos hubiéramos enterado, y ahora podríamos estar tan ricamente recorriendo las calles de Londres. No lo hacemos porque somos gente responsable, pero la rabia que nos dio la falta de control y la broma que sentimos que esto era, fue importante. Y es que, si hubiéramos sido de otra manera, ambos podríamos: 1) haber mentido en el passenger locator form, no indicando que habíamos estado en España, pues nuestra entrada a Reino Unido era desde Bélgica; y 2) haber pasado completamente de la cuarentena, ya que nadie de manera oficial nos dijo que teníamos que hacerla (y aún, casi una semana tras haber vuelto, seguimos esperando que alguien nos lo diga).

En fin, una tomadura de pelo, ¿no os parece?

4.67 avg. rating (92% score) - 3 votes

Alba Jiménez

Profesional del marketing online y fundadora de fromspaintouk.com. Adicta a los helados y apasionada de los viajes. Londinense de adopción y española de corazón.

También te puede interesar...

Job Retention Scheme en

Coronavirus Job Retention Scheme – Qué es y cómo puede ayudarte

La Coronavirus Job Retention Scheme es un programa que permite a las empresas, previo acuerdo con los trabajadores, mantener a los empleados en nómina si no es posible para estos el seguir ejerciendo sus funciones debido a la situación creada por el COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.