Inicio | A la española | MasterChef España o cómo cargarse un buen programa de televisión

MasterChef España o cómo cargarse un buen programa de televisión

Justo acabamos de llegar de pasar unos días de vacaciones en España. Además de disfrutar del sol, del buen tiempo y de la buena comida, cada vez que vamos a España unos días nos gusta ver un poquito la tele: qué nuevos programas están dando, qué series han sido un éxito desde que nos fuimos y cuáles ya no están en antena.

MasterChef logo

Uno de mis programas favoritos

Los que seáis seguidores del blog habréis leído en otras ocasiones que me encanta el programa MasterChef que dan en UK. Desde que lo descubrí, al poquito de llegar a este país, me enganché a él, tanto a su versión profesional como a la amateur. Pues bien, imaginad cuál fue mi sorpresa al estar haciendo zapping el pasado miércoles por la noche y ver que en España también existe ahora MasterChef. ¡Y por lo visto ya va por su segunda temporada!

Me pareció genial, pues al principio de empezar a ver el programa en UK siempre le comentaba a Jesús que en España deberían hacer un programa similar, pues con la buena cocina que hay en nuestro país, seguro que sería un éxito…

Cómo convertir MasterChef en telebasura

Mi fascinación, no obstante, duró bien poco. Tras 5 minutos viendo MasterChef España me quedé con la boca abierta. Un montón de concursantes, un nivel malísimo, pruebas y castigos absurdos, insultos y críticas, poco o ningún respeto a los cocineros jueces, y, lo peor de todo, un formato tipo Gran Hermano en el que, según pude entender, los concursantes conviven, además de cocinar juntos.

Un programa que para mí, en su versión de UK, es excelente, se transforma en telebasura en España. ¿Es esto lo que queremos los españoles? ¿Es que un formato como el clásico de Reino Unido resultaría demasiado aburrido en nuestro país y moriría de pena sin audiencia, siendo retirado de la parrilla televisiva?

Jueces del programa MasterChef en España

MasterChef en Reino Unido

Los que estéis leyendo esta entrada desde España y no hayáis visto nunca MasterChef UK, seguro que apreciáis si os hablo un poco del programa.

MasterChef, la versión original, fue creada en 1990 en Reino Unido, y se retransmite desde entonces en BBC. El programa sufrió algunos cambios en 2005 y ha seguido desde entonces en antena, alternando sus diferentes versiones, entre las que destacan el MasterChef original (para amateurs) y el MasterChef: The Professionals (para cocineros profesionales). Su éxito ha sido tal que MasterChef se retransmite en un montón de países diferentes, con sus propias versiones (las de US y Nueva Zelanda son muy populares).

Cada edición de MasterChef dura ocho semanas, de las cuales 6 son dedicadas a la competición y a los cuartos de final y dos a la semifinal y a la final. A lo largo del programa, los concursantes deben pasar diferentes pruebas (SIEMPRE de cocina), como el invention test, donde deben crear un plato con una serie de ingredientes que se les da, o el calling card, similar al invention test, pero donde los concursantes eligen los ingredientes que desean, etc. A final de cada programa, los concursantes presentan sus platos a los jueces, quienes los prueban y critican, y al final eligen quién pasa y quién no a la siguiente ronda.

Y ya está. Como veis es todo sobre cocina y sobre las habilidades como cocineros de los concursantes. Se trata de crear el mejor plato, con la mejor combinación de sabor, técnica y presentación.

Jueces del programa MasterChef en Reino Unido

MasterChef UK vs MasterChef España

Para que os hagáis una idea concreta de las diferencias, recojo a continuación dos situaciones muy similares que pude ver en MasterChef UK antes de salir de vacaciones y en MasterChef España el pasado miércoles.

Los concursantes del programa inglés tenían que preparar un menú para los miembros del equipo de EastEnders, una telenovela de la BBC muy famosa en Reino Unido. Los concursantes del programa español, por su parte, tenían que preparar un menú para los miembros del equipo del musical de El Rey León en Madrid.

En estos dos vídeos podréis ver la calidad de los concursantes de ambas versiones (siendo todos amateurs, tanto los de UK como los de España), la categoría del menú que preparan, el servicio que se da y cómo son juzgados por los jueces, que en el caso de Reino Unido son un cocinero y un crítico de cocina.

Episodio de MasterChef España
MasterChef España – Cocinando para El Rey León

 

episodio de MasterChef UK
MasterChef Reino Unido – Cocinando para EastEnders

El vídeo del programa de Inglaterra está disponible en BBC iPlayer, por lo que, en principio, sólo podréis verlo si estáis en Reino Unido.

Y los nominados son…

Si mientras veía el programa no me podía creer lo malos que eran los concursantes, el morbo y la polémica que los jueces y la presentadora intentaban crear, haciendo preguntas a los concursantes tipo “¿tú quién crees que no está lo suficientemente preparado como para llegar a la final?”, y la cantidad de insultos y pullas que unos se tiraban a otros, sin hacer ni caso a lo que los chefs les decían; para mí el remate vino cuando se expulsó al concursante de la semana.

De repente, Eva González (por cierto ¿qué hace una ex Miss España presentando un programa de cocina?) se llevó al expulsado a una especie de saloncito a hablar sobre su paso por el programa, sobre los amigos para siempre que en la ”casa” había hecho y las experiencias que allí había vivido… De verdad que sólo me faltó ver a Mercedes Milà poniendo imágenes de edredoning y a alguien diciendo que en la casa todo se magnifica para estar en Gran Hermano…

Y por lo visto, no soy la única que piensa de este modo. Ha sido entrar en la página de Facebook de MasterChef España y ver comentarios como estos (ojito, además, a la “noticia” compartida por los gestores de la página…):

Comentarios en Facebook MasterChef España

En mi opinión

Está claro que para gustos los colores. MasterChef ha adaptado su formato a cada país al que ha ido, y esto es razonable. No obstante, en mi humilde opinión, es una pena lo que han hecho en España.

Cruzo los dedos para que la próxima vez que vaya de vacaciones no me encuentre con una versión cutre y salchichera del Great British Bake Off…. ¡No creo que pudiera soportarlo! 😛

3.80 avg. rating (77% score) - 10 votes

Alba Jiménez

Profesional del marketing online y fundadora de fromspaintouk.com. Adicta a los helados y apasionada de los viajes. Londinense de adopción y española de corazón.

También te puede interesar...

Votad para volver

Elecciones generales 20D – ¡vota desde Reino Unido!

Ya es oficial: el próximo 20 de diciembre se celebrarán elecciones generales en España. Esta …

34 Comentarios

  1. Hola! Estoy completamente de acuerdo contigo. La primera edición de MasterChef España estuvo bastante bien para ser tve, el nivel era bastante alto y la mayoría de los concursantes tenían proyectos de verdad. Busqué otras ediciones de MasterChef en otros países y me enganché a las cuatro temporadas de MasterChef France: una pasada!! En otros capítulos de otros países se centran en la cocina, en las recetas, en el aprendizaje para llegar a ser un buen cocinero. Pero la segunda edición de MasterChef España ha ido más al chascarrillo fácil, al puro cotilleo, a la comidilla de la feria, los toros, la “alta sociedad” marbellí, los “excelentísimos” amiguitos de Samantha… En serio, qué pena…

    • Gracias por tu opinión, Mariajo!

      Pues como tú bien dices, es una pena… nada más q añadir! 🙂

      Un saludo!

    • maltrato psicológico gratuito, con publicidad y premeditación (porque el programa es grabado) es lo que vi ayer en Masterchef. Espero que tengan psicólogo para tratar al muchacho que echaron anoche y, de paso, que les eche un ojo a todos los organizadores y presentadores del programa.. Nos quieren vender el rollo malo de “ganador-perdedor” estadounidense. Esta gente no sabe lo que es el espíritu de una cocina. Yo no vuelvo a verlos ni pienso ir a ninguno de los restaurantes de los presentadores donde cocinan los platos con tan mala leche.

  2. ¡Hola! He llegado a tu blog por casualidad. De hecho, estaba en este momento viendo la final y he pensado: ¿ningún cocinero español se ha pronunciado en contra?. Me he puesto a buscar críticas y he aparecido aquí. La verdad que me ha encantado leerte y me ha aliviado un poco (pensaba que sólo mi pareja y yo pensábamos así). Igual que la chica del comentario anterior, me enganché a Masterchef1 y aún a sabiendas de que es algo televisivo y que metía la pata por muchos sitios (también es cierto que no todo el mundo quiere el nivel que exigimos nosotros), nos encantó. Empecé a ALUCINAR cuando vi lo que habéis comentado de esta edición: las pruebas de exteriores, las grescas, momentos de convivencia en la casa, pruebas flojísimas, nivel muy bajo, momentos en los que claramente “hacen la cama” a concursantes que no convienen y un sinfín de defectos (mi pareja y yo pensábamos: si esto lo compra Telecirco ya lo flipamos!).
    La decepción ha sido enorme y estoy de chonerías hasta las narices. Nunca hemos visto la versión UK pero ya he oído a mucha gente comentando que es muy bueno así que le daré una oportunidad. Si alguien sabe dónde encontrar opiniones en contra de cocineros por favor, espero que me lo muestre. No me puedo creer que todos vayan encantados y que todos alucinen con el nivel del programa.
    Muchísimas gracias y ha sido un placer llegar aquí.
    Saludos!

    • Hola Kafka,

      Gracias por tus comentarios sobre el post.

      Imaginamos que colaborar con el programa o apoyarlo debe salir muy “rentable” a los cocineros españoles si no hay ninguna crítica por su parte a este programa. Igual que tú, cuando vimos el episodio que relatamos en el post estando en España, lo primero que pensamos es que estábamos viendo Telecinco, pero no, era TVE…

      Muchas gracias por tu aportación. Ya ves que somos muchos los que pensamos como tú y como tu pareja 🙂

      Saludos!

  3. Mira un 10 minutos del masterchef Argentino y te suicidas! Ja Ja

    • Jejeje, lo haremos, Germán! 🙂

      Gracias por comentar!

      • María Filiberti

        La final de la primera temporada de masterchef argentina es para sentir vergüenza..seguro cocinaban mejor en el casting de masterchef junior españa.
        A mi me encanta MCh España, y te digo que como vehículo cultural desde lo gastronómico es excelente…ahora aprendí a hacer un cachopo!!!!

        • Hola María,

          No hemos tenido oportunidad de ver MasterChef Argentina, pero ya le daremos un vistazo a ver qué tal, jeje.

          De acuerdo contigo en que puede ser muy interesate para aprender a cocinar platos típicos de varios lugares de España – a nosotros, simplemente, nos decepcionó el nivel y el formato, en relación con la versión original británica, a la que estamos acostumbrados 🙂

          Saludos!

  4. Yo quisiera que alguien me explicara de una vez por todas que es “textura”.

    Porque vamos…o soy muy tonto o no comprendo lo de “tiene textura”, “le falta textura”, “voy a ponerle harina que le dará textura”, “ahora pondre unos tupinambos que le mejoran la textura”, “No me gusta la textura de estos….calamares, carne, berenjenas, pastel de queso..”

    Por lo visto todo es “textura”, y lo mismo sirve para unos calamares que para pimientos fritos o tortilla de patatas.

    Asi que, si alguien me explica que es “textura” y por que se emplea para todo, pues eso.

    • La textura es la sensación que una comida le da al paladar, no el sabor, es más bien… si es más suave o más grueso, si raspa, si se notan cuajos o grumos, si tiene fibras…. no tiene la misma textura un flan que un trozo de carne, el flan es suave y la carne más rugosa, supongo que se referirán a eso, pero si es verdad que lo usan de forma muy indiscriminada y acaba liando, yo al final pensaba, “que lo licuen todo y lo dejen en caldo, así se aclararan con la maldita palabrita, que parece que no haya otra cosa”
      Personalmente, Masterchef España me decepcionó mucho, más que un programa de cocina parecía que fuesen a hacer un casting para Sálvame.

  5. Joaquín Maiztegui

    Primeramente felicitarlos por estar pensando en continuar con Masterchef, en varios países están pensando en incluirlos en la educación escolar para enseñarle al mundo las cosas que no se deben realizar, el mal trato, la ordinariez de los integrantes, y olvidan que hay niños que también son espectadores de estos monstruos repulsivos que no son ejemplo de nada. Después en el mundo los tratan a Uds. como personas de tercera por culpa de productores inescrupulosos que solo les interesa el dinero. Por favor, no sean cómplices de estos chatarreros, basuras que han transformado la televisión en escoria.

  6. Estoy de acuerdo al 100% con tus comentarios.
    La temporada 3 de Masterchef España se ha convertido en un circo… Ademas de ser plagado de publicidad para patrocinadores, la pruebas son cada vez más absurdas: Podría hablar horas del episodio del room-service, de la “decoración” del huevo Faberger, que solo tenían que decorar y mal, una boda de ancianos que no le importaba a nadie por ni sabemos quienes son y que servia de relleno para un programa de lo más pobre… Patetico.

    Lo que más me llama la atención es el bajo nivel de los concursantes españoles… Es que cogen los peores al casting? Sera para alimentar la visión circo-telebasura que se plantearon poner en marcha este año.

    Como es posible que pidan “realizar” (entre comillas ya que les daban hecho el biscocho) una tarta de tres niveles decorada con buñuelos al anís y crema de mantequilla? Esto ya en si es un poema de mál gusto pero, como puede ser que los concursantes no consiguen hacer unos puñeteros bunuelos fritos y encima sean incapaces de hacer algo presentable con crema de mantequilla si ni tuvieron que hacer el bizcocho??? Es que no son capaces de cortar un bizcocho hecho en capas rectas… Es alucinantes!

    Yo sigo el Masterchef italiano e americano que me encantan, pero el de aquí, simplemente me da verguenza ajena.

    • Hola Laurent,

      Pues si la temporada 3 es tan mala (o peor, por lo que comentas) que la temporada 2, que es la que nosotros vimos brevemente en nuestras vacaciones, ya no debe haber por donde coger el programa…

      Gracias por comentar!
      Saludos

      • La mejor versión de Masterchef para mí es la de Australia, luego viene la de España…

        Masterchef Argentina podría ganarle a la versión de España, no lo hace, a continuación compararé lo mejor posible ambas versiones…

        Caso España: Contamos con jurado con estilos diferentes, con estrellas michelin, pero siempre expertos en gastronomía española.

        Caso Argentina: Contamos con jurado con estilos más diferentes entre sí, que el caso español, tienen eso sí menos peso internacional como expertos en cocina, los 3 del jurado son expertos en gastronomía argentina, pero además uno es experto en gastronomía italiana y china, otro es experto en gastronomía francesa y austriaca y el tercero es experto en gastronomía creativa y más moderna.

        Caso España: Se le da más importancia a la gastronomía que al juego en sí, empezó como una copia de Masterchef Reino Unido, superándola, gracias a que España tiene una mayor presencia gastronómica.

        Caso Argentina: A veces es sutil y a veces es notorio, que importa más el juego, que el tema gastronómico, siendo una copia mala del Masterchef USA, importa más una cara bonita que en un bonito plato.

        Caso España: La fuente de ingresos más importante de cada miembro del jurado, no es Masterchef, son ricos y tienen la vida asegurada por otros proyectos, dándoles un tono más objetivo a la hora de evaluar un plato.

        Caso Argentina: 2 miembros del jurado, tienen a Masterchef como su principal ingreso de dinero, pudiendo así afectar su evaluación de los platos.

        Caso España: TVE respeta en todo momento al espectador, no lo estafa, en todo momento uno sabe, que criterios se utilizan para evaluar los platos el jurado, que los participantes viven todos juntos, que pasó con los concursantes luego del programa, etc, etc.

        Caso Argentina: Telefé te estafa en todo momento, no respeta horarios, no te enteras de muchas cosas, estás obligado a ver Masterchef España, para entender la mecánica del juego, ya con eso digo todo.

        Caso España: TVE tiene más producción pero menos creatividad en los retos al aire libre o en general.

        Caso Argentina: Telefé tiene menos producción, pero lo compensan con ser la única versión de Masterchef, que a falta de dinero, el ingenio y creatividad pudo más.

        Caso España: Lo siento pero Samantha está medio pintada, el show está entre las ocurrencias de Pepe y el profesionalismo de Jordi.

        Caso Argentina: Los 3 del jurado, Christoph, Germán y Donato, junto al conductor Mariano, tienen unas ocurrencias y unos momentos hilarantes, siendo muy genuinos.

        En resumen:

        Motivo para ver Masterchef España: Es un talent show de cocina en serio, más allá de sus momentos graciosos.

        Motivo para ver Masterchef Argentina: El jurado y su conductor, si los ponen en un programa cómico o a hacer una versión de Pesadilla en la Cocina, muchos serían adictos de por vida a las palomitas de maíz y no se moverían de su asiento.

  7. Arturo, rey de los bretones.

    La edición italiana es la mejor con diferencia en cuanto a nivel culinario aunque los jueces pecan de prepotentes y a veces se pasan tres pueblos con los concursantes, es facil ver volar los platos o escuchar como le dicen a una concursante que es tonta (así, tal cual)…

    La australiana, no está mal, los jueces suelen ser respetuosos con los concursantes y no alimentan polémicas absurdas ni morbosas. En esta línea están la edición UK y la USA, aunque esta última otorga demasiado protagonismo a Ramsey, que lejos de ser el mejor cocinero del mundo allí aparece como si fuera Cristo resucitado en los fogones y lo que dice él va a misa. La edición USA comparte juez con la italiana, Joe Bastianich, un italoamericano capo de la hostelería que no cocina pero critica mucho y que en la versión de su país se corta un pelo pero en la italiana se lo suelta a pesar de ser más calvo que una bombilla y da la nota a base de bien.

    La versión argentina es la peor, no sólo a nivel culinario, que es malo con avaricia, sino a nivel de realización, edición y producción… Un desastre, además hay tres jueces que son de lo más mediocre, parece el típico chiste del francés, el italiano y el argentino.
    El italiano es un tibio de mucho cuidado, aunque es el más inocuo de los tres, con todas las implicaciones que ello conlleva, es decir, ni aporta ni desmerece, podrían haber puesto a cualquier otro que al menos tuviera un poco más de gracia.
    El argentino, como tiene los ojos azules, se dedica a no pronunciar palabra sustituyendo su discurso por una mirada que se supone que lo dice todo (es como Zoolander pero en versión cutre)… Esa mirada la prolonga tanto que a veces es más que evidente que sólo busca sembrar la duda en los concursantes sin querer o tener nada que decir realmente.
    Por último el francés, un tipo de aspecto rudo, poco aseado y grasiento, suda más que un churrero y le habla a los concursantes como si de verdad fueran ciudadanos de segunda. Lo más llamativo de esto no es que el francés se crea heredero de la hegemonía culinaria de Francia y lo recuerde cada programa, sino que los argentinos , aficcionados como son a darle usos alternativos a las cacerolas, no le den con una en la cabeza.

    De lo que se ha dicho sobre la versión española, todo es cierto, tristemente cierto aunque me temo que hay más, mucho más detrás de esa forma de proceder y de hacer, no son fruto de la casualidad muchas de las cosas que nos hacen ver y pagar (porque la TVE la pagamos tod@s)… Aquí se premia la sumisión y se castiga al que piensa de forma diferente o cuestiona las decisiones del jurado. Nos están metiendo un gol por toda la escuadra, es la TV que algunos quieren para el pueblo llano, es la puta mierda alienante de siempre, me recuerda a “Crónicas de un pueblo”, es la España rancia de valores enquistados en la nostalgia de lo identitario y lo arquetípico… Por este programa desfilan toda clase de personajes que no desentonarían en la España de Franco, desde toreros casposos o monjitas que hacen empanadillas y yemas de Santa Teresa hasta marqueses y demás ralea aristocrática, burguesía empresarial, etc.

    También y quizá por exigencias del guión o del formato para parecerse un poco a otras ediciones extranjeras podemos disfrutar de algunas maniobras militares que ya de paso las pagamos tod@s para que al final se luzcan Jordi y Samantha vestidos de paracaidista mientras que a las tropas les preparan de comer un rancho de “patatas con”… O sea, siempre que le dan de comer a la gente común hay patatas a lo pobre, lentejas o canelones de menú pero cuando se trata de VIP’s… Uh, ahí hay caviar, carabineros, emulsiones de trufa con Polonio 210 y la hostia bendita… Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros, o algo así decía Orwell… Y no le faltaba razón.

    Después el temita de los roles asignados… ¿De verdad esta gente hace el casting eligiendo platos o más bien eligen a personajes a los que pueden sacar cierto jugo televisivo?… Viendo el nivel culinario de algunos participantes cualquiera diría que lo primero ni se contempla.

    En todas las temporadas no faltan a la cita ni el guaperas, ni el estudiante, como si fuera la banda de Curro, ni la abuelita/ama de casa con sus “pucheros” de toda la vida a la que las esferificaciones le parecen cosa del demonio y aprender a emplatar es su handycap. Por supuesto ya se encargan los jueces y la presentadora (menuda banda) de explotar televisivamente el asunto y forzar el momento gracioso que tod@s en nuestras casa sabemos que va a llegar y estamos esperando… No sé si tenemos más culpa los espectadores o estos señores de la tele pero la realidad es que ya no nos hace falta ni vaselina, con darle al botón del mando a distancia es suficiente para ser enculados intelectualmente.

    Luego el paleto… El mismísimo Genaro el de los 14 se materializa cada temporada en un individuo culturalmente subdesarrollado al que le cuesta incluso expresarse con claridad pero es muy “salao”… Y cómo no, a la productora del programa le falta tiempo para confrontarlo con alguien supuestamente mejor formado y así forzar otro de los momentos graciosos del programa. Sin olvidar que los paletos, por su condición de cenutrios, es de suponer que nunca han visto a una mujer que no llevara enaguas o tuviera más pelo en las piernas que Macario… Es harto famoso y criticado el Dan daba daba que sonaba de fondo en la temporada pasada cuando un par de concursantes “graciosos” tuvieron que interactuar con unas cuantas modelos que parecían garzas al lado del par de gorriones. Cuánto saben en la productora, hay que ver.

    Lo de los jueces da pena y asco a la vez, qué jueces, válgame las personas… La presentadora con su “castellano” anti natural haciendo preguntas que buscan incentivar el morbo y la polémica, además si fuera pícara todavía entendería que esa actitud fuese sostenible mientras que se coseche audiencia pero es que se nota que se lo han apuntado en el tele prompter. Luego anda por ahí pululando Pepe el “buen hombre”, un caballero español de los pies a la cabeza, de valores y principios inquebrantables pero afable y cercano, eso sí, si se tiene que burlar de un concursante en su cara o señalarle el camino de salida a otro en tono despectivo no se corta. Samantha que se dedica a juzgar los emplatados y a poco más, de vez en cuando se hace eco de algún chascarrillo gracioso tipo “plato combinao” y listo… Y Jordi, joder Jordi… Yo creo que tipos como este tendrían que pasar por un cursillo urgente de atenuación del ego, otro de empatía y otro de educación cívica… A galeras a remar lo mandaba yo.

    La escuela online que tiene es de risa, un “sacacuartos” – “engañamuchachos” en toda regla. No tiene proyecto educativo ni desarrollo de objetivos, no se hacen explícitas las competencias profesionales y ni siquiera existen los criterios de evaluación porque no hay evaluación. Por no haber, no hay ni contenidos desarrollados por escrito, sólo hay vídeos de él y sus amiguetes dando lecciones “magistrales” que no tienen una funcionalidad educativa porque no están concebidos para ello, simplemente se han realizado para justificar el cobro de la matrícula… Es lo que hay, this is Spain.

    By the way… ¡¡ ATENCIÓN !! ¡¡ SPOILER !!… El que no quiera leer que no lea, avisado queda. Esta temporada gana Carlos, el guaperas de Talavera.

    Que la fuerza os acompañe.

    • Masterchef Australia fue mi preferido, debido a que ahí se juzgaba según el plato presentado, no importaba el carisma o si el concursante era rubio de ojos violáceos, incluso por momentos era aburrido, pero porque su objetivo era ser un programa de cocina, no Gran Hermano, es como la versión de Reino Unido, pero aquí se nota, que por geografía, Australia trata con la gastronomía del sudeste asiático, China, Japón, también tiene su conexión con la gastronomía francesa e italiana, además se nota que los jueces no van a perjudicar su prestigio como chefs por un programa de TV, por más popular que sea, saben que después tienen que seguir trabajando en el rubro.

      Masterchef Argentina, en cuanto a producción es que estábamos en una crisis económica que sacudió bastante al país o de cuatro par de cojones como dicen en España, el conductor era el mismo que conducía Gran Hermano aquí en Argentina, con eso te lo digo todo, pero por otro lado no lo puedo odiar porque ha creado también en otras épocas formatos televisivos brillantes, que han tenido su versión española.

  8. Cuánta razón tiene Arturo en su comentario.
    España es especialista en coger un formato televisivo de éxito mundial y transformarlo en carnaza cruel y morbo rosa. Es decir, un “Sálvame Deluxe” pero con cocineros en lugar de tertulianos.
    Yo creo que el problema no es el bajo nivel de los concursantes, ni mucho menos de los profesores. La cocina española es de las mejores del mundo, si no la mejor, y tenemos aquí a los mejores profesionales. Y los concursantes, veo bien que los escojan con nivel bajo, ya que se supone que son gente sin estudios de hostelería, pero autodidacta, con cierta habilidad en la cocina y mucha pasión culinaria.

    El problema somos nosotros, el público. Si no tenemos morbo y carnaza, no sabemos apreciar un buen programa de cocina, de música o de punto de cruz. ¿Cómo os explicáis si no, que un programa de corazón de lo más chabacano lleve años siendo líder de audiencia?…necesitamos crueldad, cotilleo, polémica, enfrentamientos…necesitamos señalar con el dedo y juzgar la vida y la forma de actuar de los demás. Una pena.
    Y como nos tienen que dar de comer al espectador carroñero, crean situaciones vergonzosas como la del “león come gamba”.

    Vamos a ver…si un concursante realiza un plato de nivel de un niño de 10 años, de quién es la culpa?, del concursante que ha sido escogido entre 15000 personas, de los profesores o del formato del programa que más que enseñar a cocinar, pretende crear morbo?.
    Cuando expulsaron al pobre Alberto, dijeron que su plato era un insulto hacia los profesores y hacia las miles de personas que se habían quedado fuera. Van a tratar de convencerme estos paletos de que entre 15000 aspirantes, ojo!,15000!!, no había nadie mejor que él???. O más bien como opináis muchos, en las pruebas para entrar en Master Chef lo que menos tienen en cuenta es la habilidad de los aspirantes en la cocina?.

    No será que en todas las ediciones necesitan al guaperas, a la señora mayor, al cani, a la pija, y al blanco de todas las ostias a quien poder ridiculizar?.

Deja un comentario